17 Jul - 2018
Categorías:

Aprovechamiento de Espacios Interiores

Paredes, puertas ventanas, con un poco de imaginación cualquier espacio dentro de casa puede ser totalmente aprovechable, más aún si eres de esos amantes de la decoración y el diseño de interiores. Los espacios que comúnmente suelen ser espacios muertos, pueden resultar prácticos y muy funcionales.

La distribución del espacio, especialmente en lugares pequeños, resulta tarea ardua y a veces muy compleja, pero se pueden optar por opciones como muebles giratorios, repisas en la parte superior de las puertas, ventanas francesas para dividir ambientes y demás  áreas que pueden ser ajustadas a nuestras necesidades y comodidades.

La simplificación es nuestra mejor herramienta ya que un espacio debe siempre cumplir con una regla básica: contener los objetos que nos rodean. ¿Qué es lo que realmente necesitamos? Esa es la pregunta número uno antes de iniciar cualquier proceso de remodelación o reestructuración para lograr un espacio cómodo.

El mobiliario perfecto

Si no contamos con un área muy extensa, en lugar de utilizar un mobiliario reducido, lo ideal es reducir el número y tamaño de los muebles. Esto es totalmente aplicable a la hora de elegir muebles como el sofá, el protagonista de nuestra sala. Probablemente te favorezca  un sofá de una pieza, de dos o quizás más, pero siempre toma en cuenta medir el espacio disponible que te permita un poco de holgura y además poder incorporar algún mueble auxiliar.

Los elementos como paredes, ventanas o puertas son los encargados de estructurar el espacio. Una buena alternativa si tenemos problemas de espacio son las puertas deslizantes, estas te permitirán aprovechar al máximo tu espacio sin renunciar al confort y a la belleza.

Implementar elementos decorativos como las piedras o láminas de madera para recubrir una pequeña sección o un área pequeña de la pared, es una buena forma de personalizar la decoración de tu espacio.

Luz y color

Un factor bastante importante es la iluminación. Primordial, potenciar las entradas de luz natural en el  hogar en conjunto con elementos amplificadores como los colores claros. Existen colores que multiplican el efecto de amplitud de la luz natural. El blanco, seguido de tonos neutros como cremas, tostados, grises o beige.

El color es una herramienta para jugar con la profundidad y perspectiva de un espacio. Cuanto más claras sean las tonalidades que uses, mayor luminosidad y amplitud se percibirá de la sala.

Si queremos lucir un espacio mucho más amplio, es imprescindible huir de los acabados oscuros para que la decoración juegue a nuestro favor y nos brinde más luz. Recuerda que las ventanas adecuadas favorecerán la llegada de la luz al interior de tu hogar.

Sácale provecho a los pasillos y demás zonas de tránsito frecuente, ilumínalos de la mejor manera posible para hacerlos agradables y más funcionales. Una opción es colocar líneas de luces en el suelo o en el techo que guíen el recorrido.

En este apartado decorativo, la personalidad también juega un rol importante. Si deseamos resaltar algún elemento especial, se pueden agregar elementos diferenciadores como la iluminación indirecta de ciertas secciones de las paredes, esto le dará protagonismo, más aún si logramos combinarlo con un mobiliario “emocional” o en otras palabras, que despierte sensaciones gratificantes.

Manos a la obra que decorar es cuestión de gusto, personalidad y mucha imaginación.

By: Msc. Arq. Diego Butrón
Mega Ciudades Arquitectura & Urbanismo

www.megaciudades.co

 

Escriba una Respuesta o un Comentario